DESCUBRIR E INVENTAR

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

¿Cuál es la diferencia entre descubrir e inventar? La pregunta parece tener una respuesta bastante obvia: descubrir es poner de manifiesto algo que ya estaba ahí, aunque oculto para nosotros, en tanto que inventar sería poner algo que no existía antes. Nadie suele tener mayores dificultades para reconocer que lo que hizo Colón respecto de América fue un descubrimiento, y que la bombilla eléctrica es un invento.

Claro que si se nos pide que decidamos sobre si la familia o la religión es un descubrimiento o una invención, entonces nos encontramos con dificultades. Resultaría difícil imaginar a alguien que sin idea de lo que es una cosa u otra, se le ocurriera su invención. Más bien habría de pensarse que son una característica humana, sobre la que los hombres encuentran formas diferentes de organizarse o expresarse. Algo parecido a como ocurre con el lenguaje, que siendo una capacidad común a la especie humana, cada grupo lo realiza de forma diversa.

Pero demos por sentado que la diferencia entre el significado de una y otra noción es clara. Y si necesario es ver la diferencia entre las cosas, lo interesante es ver las relaciones que se dan entre ellas. Ver relaciones es lo que nos permite emitir juicios y ampliar nuestros conocimientos sobre la realidad. Y por lo pronto, vemos que todo invento presupone un descubrimiento, pero no a la inversa. Así, sobre el descubrimiento de la electricidad y sus propiedades se han podido crear artilugios diversos, como la bombilla o el motor eléctrico, para satisfacción de los deseos del ser humano.

Normalmente asociamos los descubrimientos a cosas importantes hechas por personas extraordinarias y referidas a cosas externas a nosotros. Nos vienen a la mente hechos como el descubrimiento de América o de la penicilina. No solemos pensar en los descubrimientos que a diario hacemos las personas normales y los descubrimientos en el mundo del pensamiento, sea una regla lógica o una idea nueva para interpretar la realidad.

No todo el mundo es capaz de inventar algo nuevo, pero los descubrimientos si están al alcance de todos y de hecho todo el mundo a lo largo de su vida va descubriendo muchas cosas. Tal vez no sean descubrimientos que tengan un alcance general, pero sí tienen gran repercusión en su vida. Descubrir que los Reyes Magos o Papa Noel son los padres, o que aquella persona que creías amiga no lo es, cambia nuestra visión del mundo.

Descubrir algo, es decir, correr el velo que lo oculta, siempre resulta emocionante. Sin duda ninguna, las emociones que acompañan a todo descubrimiento serán agradables o desagradables, según sea la naturaleza del descubrimiento. Pero en ningún caso, creo, deja indiferente al descubridor.

Este carácter emocionante de los descubrimientos es algo que debería ser tomado en consideración por los educadores a la hora de enfocar su actividad docente. Sin duda habrá que explicar y enseñar ciertas cosas, pero habrá que dosificarlas sabiamente para que el alumno pueda participar de las alegrías del descubrir. Una didáctica enfocada a crear situaciones en las que el alumno pueda ejercer y desarrollar su natural tendencia a querer descubrir siempre será muy estimulante para él. Esas clases en las que parece que no hay otra cosa que hacer que recoger lo ya sabido resultan tediosas. Eso facilitaría que la expresión “hacer clase” tuviera todo su sentido: las clases hay que hacerlas, porque no están hechas, y lo que salga de ellas será el resultado de las aportaciones que hagan quienes participan de ellas y lo que entre todos sean capaces de descubrir. Y eso facilita que nunca haya dos clases iguales.

Tanto nuestro mundo exterior como nuestro mundo interior constituyen espacios indefinidos que permiten que la actividad de descubrir nunca esté concluida. Siempre es posible encontrar nuevos procedimientos para hacer las cosas, descubrir reglas por las que se rigen nuestros pensamientos o aptitudes que desconocíamos. Y en la medida que ese espacio interior se ensancha, también el mundo exterior puede ser visto mejor y con más profundidad, descubriendo nuevas propiedades de la materia o elementos que habían escapado a nuestra percepción.

Nuestro espíritu es capaz de encontrar relaciones entre las cosas por diversos caminos, como la asociación, la lógica o la analogía. Son caminos diferentes, pero siempre resulta maravilloso comprobar que hay una correspondencia entre el mundo del espíritu y el mundo experimentado por nuestros sentidos.

Los descubrimientos, una vez realizados, suelen pasar a ser “lo sabido”, lo que hace que se convierta a su vez en un velo que nos oculta la realidad. Pero si permanece en nosotros ese espíritu de niño, que mira las cosas con la frescura de la primera vez, lo sabido puede ser redescubierto y proporcionar nuevos alicientes. Creo que ser viejo debe ser eso, haber perdido la capacidad de asombrarse.

Anuncios

2 comentarios en “DESCUBRIR E INVENTAR

  1. José Luis, qué agradable encontrar éstas reflexiones magníficas en sábado… se plantea una éstas cuestiones entre más pasa el tiempo… qué fué primero? y qué más nos falta ver?… Dicen que desde que el mundo es mundo ya está inventado, pero cada rato sabemos cosas que nos asombran, inventadas o descubiertas.. Por cierto ayer leía de una versión beta japonés de relaciones a distancias por medio de rayos de luz para “tocarse”.. claro, me parece una locura, pero sabrá Dios en poco tiempo a donde conducirá todo esto de las relaciones virtuales.

    Besos y un abrazo sabatino.

  2. Gracias por su comentatio. Yo también creo que no todo está “inventado” y mucho menos descubierto. Lo que decide la novedad de algo es el “para nosotros”, y esto nos da la constante oportunidad deque las cosas recobren su frescura y originalidad. No sé nada de esa “versión beta”, pero es cierto que hoy se ha abierto un nuevo mundo virtual y cuyas posibilidades más humanizadoras apenas han comenzado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s