HECHA LA TRAMPA, HECHA LA LEY (Ocasional)

/* Style Definitions */

table.MsoNormalTable

{mso-style-name:”Tabla normal”;

mso-tstyle-rowband-size:0;

mso-tstyle-colband-size:0;

mso-style-noshow:yes;

mso-style-priority:99;

mso-style-qformat:yes;

mso-style-parent:””;

mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;

mso-para-margin-top:0cm;

mso-para-margin-right:0cm;

mso-para-margin-bottom:10.0pt;

mso-para-margin-left:0cm;

line-height:115%;

mso-pagination:widow-orphan;

font-size:11.0pt;

font-family:”Calibri”,”sans-serif”;

mso-ascii-font-family:Calibri;

mso-ascii-theme-font:minor-latin;

mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;

mso-fareast-theme-font:minor-fareast;

mso-hansi-font-family:Calibri;

mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Sé que el dicho dice que “Hecha la ley, hecha la trampa”, y que alude a las escapatorias que toda ley presenta y por donde el malvado siempre encuentra salida. Eso cuando no se hizo pensando ya en los agujeros por donde se podrían colar las acciones de quienes no quieren que la ley ponga freno a sus ambiciones.

Pero parece que en España se ha entrado en un proceso de inversiones, y en lo tocante a la ley el dicho se ha invertido. Primero se hace la transgresión y después se legaliza. Un ejemplo, podría haber otros, es la ley del aborto que ahora se discute. Hagamos primero la trampa, y después la ley, de forma tal que ahora se presente como una ampliación de los derechos individuales.

Si la ley era expresión de la razón, ahora es regulación de las inclinaciones o tendencias, de los deseos. Y si la razón es determinación y límite, el mundo de los deseos es ilimitado y cambiante. Los gobernantes, más que cumplir y hacer cumplir las leyes, se han convertido en caprichosos legisladores inspirados por sus deseos, intereses o delirios ideológicos. Su instrumento es el Parlamento, elevado a categoría de templo sagrado, tal como creo que dijo la socialista Pajín, donde se consagran, como no podía ser de otra forma, los deseos de quien maneja la mayoría.

Si una de las cosas que hace respetable la ley es su antigüedad, ahora ocurre que lo que hoy es delito, mañana es virtud, y a la inversa. Las competencias legislativas alcanza a todo y todo es susceptible de ser controlado por el poder. Los que solamente son ciudadanos, reducidos a mónadas sociales, no disponen terreno sobre el que ejercer alguna autoridad, pero han de soportar todas las leyes que no afectan a quienes tienen el poder de transgredir.

Si se dice que la ley es justa cuando es igual para todos, esto no se logra cuando hasta la Carta Magna es objeto de olvido y transgresión por los mismos que debieran velar por ella.

Decía Heráclito de Éfeso que el pueblo debe luchar por sus leyes más que por sus murallas, y así lo creo, pues nada le desmoraliza más que las leyes caprichosas e injustas, y nada le defiende mejor que las leyes respetadas por justas. Son ellas, cuando tienen tras de sí leyes consuetudinarias y la guía de la razón, las que dan unidad y fuerza al cuerpo social.

También se dice que la democracia es una forma de gobierno débil para pueblos fuertes, en tanto que la dictadura es un gobierno fuerte para pueblos débiles. Pero cuando el pueblo es débil por disgregado y desmoralizado, sea cual sea la forma de gobierno que tenga, no le queda otra que rascarse la invasión de pulgas que le viene encima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s