¡Feliz Navidad…!

v:* {behavior:url(#default#VML);}

o:* {behavior:url(#default#VML);}

w:* {behavior:url(#default#VML);}

.shape {behavior:url(#default#VML);}

/* Style Definitions */

table.MsoNormalTable

{mso-style-name:”Tabla normal”;

mso-tstyle-rowband-size:0;

mso-tstyle-colband-size:0;

mso-style-noshow:yes;

mso-style-priority:99;

mso-style-qformat:yes;

mso-style-parent:””;

mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;

mso-para-margin-top:0cm;

mso-para-margin-right:0cm;

mso-para-margin-bottom:10.0pt;

mso-para-margin-left:0cm;

line-height:115%;

mso-pagination:widow-orphan;

font-size:11.0pt;

font-family:”Calibri”,”sans-serif”;

mso-ascii-font-family:Calibri;

mso-ascii-theme-font:minor-latin;

mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;

mso-fareast-theme-font:minor-fareast;

mso-hansi-font-family:Calibri;

mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

“Dios se ha manifestado naciendo, la Palabra toma espesor, lo invisible se deja ver, lo intangible se hace palpable, lo intemporal entra en el tiempo, el Hijo de Dios se convierte en Hijo del Hombre” (Gregorio Nacianceno. Sermón 38).

Del ser se dice que es verdadero y bueno. Y también bello. Por eso de quien es realmente amigo, podemos decir también que es un amigo verdadero y un buen amigo. Y cuando vemos la amistad así realizada, sentimos que la amistad es bella. Y eso es lo que hace el arte, mostrar ese brillo íntimo que acompaña a la verdad. Es splendor veritatis.

Este lienzo de Rafael, conocido como Virgen de la rosa y que se encuentra en el Museo del Prado, podría acercarnos a ese misterio de la Navidad. En él San Juanito y el Niño Jesús se disputan la filacteria que lleva escrita “Ecce Agnus Dei” (He aquí el cordero de Dios). José y María los miran, los contemplan entristecidos, tal vez pensando en la dura muerte que les aguarda: uno decapitado y el otro crucificado. El fondo oscuro, realza todavía más la luz de las figuras.

Y esto nos ayuda a recordar que lo que se celebra en la Navidad no es el nacimiento de alguien que ha sido muy importante, sino un misterio. El misterio de la palabra que se ha hecho carne, luz en medio de las tinieblas, sentido a las oscuridades de nuestra vida. El sentido es esa palabra amorosa y palpable que se nos dirige e ilumina la belleza que habita nuestra realidad. Alguien que nos conoce íntimamente nos llama y se presta a compartir nuestra vida. Y esa palabra es eficaz porque despierta el poder que hay en nosotros. La fe es ver esa gloria en medio de las dificultades que nos acompañan.

Para aquellos que viajan por este espacio, muchas felicidades. Que aquellos que la enfermedad o la indigencia oscurece su existencia también puedan oír esa voz hecha carne que los dignifica. Que en todos, la belleza de la Navidad despierte el poder de la bondad para hacer un mundo mejor.

¡FELIZ NAVIDAD!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s