DE LA VERDAD

1. El objeto de la actividad cognoscitiva del hombre es la verdad. Decirnos como las cosas son en realidad. Esto es: como las cosas son a partir de aquello permanente, que no cambia, que siempre es.

2. En griego llamaron a la verdad alétheia, descubrimiento, hacerse patente, presente, algo oculto. Oculto ¿para quién?. Para el hombre, para su conocimiento. Y una de las formas de que algo nos esté oculto es el olvido. La palabra alétheia tiene su origen en el adjetivo alethés, del que es su abstracto. Alethés deriva a su vez de lethos, que significa “olvido“. Originariamente, el significado de alétheia estuvo ligado a “algo sin olvido“, “algo en que nada ha caído en el olvido“, “completo“. Es el recuerdo en que todo se hace presente.

3. En latín verdad (veritas-atis) se deriva de verus, verdadero, pero con el sentido originario de estricto, serio, como puede en su derivado se-verus (se(d)-verus) o en el castellano actual en la expresión “de veras“, seriamente, de verdad. De modo que la verdad es la propiedad de algo que merece confianza.

4. Decir: “te amo de verdad” es igual a “te amo realmente”, y es igual a “como se debe amar”, o sea, “no con amor ficticio que como tal se acaba en cuanto aparece la realidad”.

5. La verdad como aquello permanente y definitivo, que no cambia y es siempre, llevó a establecer las condiciones para que una afirmación pueda ser verdadera: que esa afirmación sea universal y necesaria.

6. Que una afirmación sea universal significa que es válida para cualquier sujeto cognoscente posible. Tendría gracia un profesor que dijera que las afirmaciones de su ciencia son válidas para ellos, para los presentes a su explicación, hoy, pero no para otros o mañana. La verdad es válida en cualquier lugar y siempre. La verdad no tiene un comienzo en el tiempo, aunque si lo tiene nuestro descubrimiento de ella. Que la suma de los ángulos internos de un triángulo plano suman 180º no empezó a ser verdad cuando alguien lo vio. Precisamente lo vio porque ya estaba ahí.

7. Que la verdad es necesaria significa que es así y no puede ser de otra manera. En el ejemplo anterior del triángulo, la demostración permite ver que esa suma hace necesariamente 180º, ni más ni menos. Es la demostración que acompaña a nuestras afirmaciones la que proporciona su necesidad al hacerlas evidentes.

8. De ahí que la idea de verdad como patencia o descubrimiento nos lleve a la demostración y la demostración al establecimiento de los primeros principios del conocimiento, que también debieran serlo del ser, aunque esto frecuentemente se olvida.

9. En el cristianismo, la noción de verdad está ligada al acontecimiento: Jesucristo es la verdad. Él es aquel acontecimiento en el que se encarna el Logos de Dios. “El Verbo (logos) se hizo carne” (Jn 1,14). “La gracia y la verdad por Jesucristo aconteció” (Jn.1,17).

10. Jesucristo, en tanto que acontecimiento, se inserta en el tiempo. Es acontecimiento histórico. Pero no es un acontecimiento cualquiera. Es un acontecimiento que revela, manifiesta algo: revela a Dios, a Dios que salva y ama al hombre y a su creación. En Él vemos no qué es la verdad, sino quién es la verdad. La verdad se hace persona.

Anuncios

4 comentarios en “DE LA VERDAD

  1. Hola Metanoia. Dicen que la verdad es relativa, cada quién defiende su verdad para sustentar sus acciones equivocadas o no, o sus teorías. Científicamente, pienso muy personalmente, que las verdades no siempre están dichas, se demuestra y se afirma una teoria hoy, y mañana aparece otra que la contradice. Porque buscamos nuestra propia verdad, y eso nos lleva a no conformarnos con una sola explicación, y cuando nos interesa un tema, buscamos y buscamos hasta que hallamos nuevos caminos. En los aspectos personales y de convivencia, aveces se disfraza la verdad con silencio, para no hacer daño. Pero a la final siempre sale a flote. Un abrazo, Marjorie

  2. vaya reflexión!!! impresionante, tambien me gustó lo que expone Marjorie, la verdad se demuestra con el tiempo… En estos tiempos la verdad brilla por su ausencia….

    Utrella!!!

  3. Tienes razón, Marjorie, eso se dice de la verdad, que es relativa. Y me pregunto ¿cómo sabemos que es relativa? ¿Podemos acaso decir algo del mal sin noción del bien?. Lo que tal vez sea relativo es nuestra relación con la verdad. Y, por supuesto, la verdad no nos pertenece, sino que nosotros pertenecemos a ella. Y, creo, que en la medida que nos abrimos a ella, ella se nos muestra. Y esa medida es relativa a cada quien. Pero en todo ser humano, creo, anida esa estrella de la verdad, y tal vez por eso, aunque todos mintamos y engañemos, a nadie le gusta ser engañado.

  4. Pues sí, Nofler, para nosotros la verdad está ligada al tiempo. Tal vez por eso se dijo que el más sabio es el tiempo, pues todo lo descubre. En él nos movemos y él nos constituye. Pero como los Reyes Magos, vamos guiados por su estrella…

    Gracias por tu comentario, como a MARjorie por el suyo, que se me olvido decirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s