EL HUMANISMO RENACENTISTA… OBSERVACIONES

1. La reflexión encaminada a tratar de descubrir la visión del ser que se va configurando con el humanismo renacentista precisa conocer lo más exactamente posible el tiempo histórico al que se oponen. Es en esa oposición la que los define como “modernos” frente a los otros que aparecen como algo “oscuro y bárbaro”.

2. Dicho de otra manera: si lo que se pretende es entender el significado y sentido del humanismo antes se necesita conocer el Medioevo del que surge. Esto equivale a conocer los días en que Europa se forjaba unitariamente, dentro de sus contrastes, antagonismos, brutalidades, sueños, pacifismos, mística y herejías.

Es en el Medioevo donde se encuentra, por decirlo así, el código genético de los diferentes humanismos que se han ido generando en Europa tras el Renacimiento, desde el racionalismo de la Ilustración a los sueños del Romanticismo o las ideologías colectivistas.

Fue en esa época medieval que se creó un “mundo europeo u occidental” del que saldría un mundo occidentalista, como del mundo heleno de los siglos VI y V a. C. saldría el mundo helenista.

3. El término de Edad Media fue acuñado por los humanistas y filólogos del siglo XV. El criterio que usaron para la división del tiempo histórico fue el de mayor o menor pureza del habla latina. Llamaron Edad Antigua a la edad del latín clásico, el que se usó literariamente hasta el fin del Imperio Romano de Occidente, aproximadamente hasta el 476 d.C.. Llamaron Edad Nueva o Edad Moderna al tiempo que esos humanistas vivían y en la que se impusieron la tarea de restaurar el clasicismo latino y que, convencionalmente, se puso su inicio en 1453, año de la caída de Constantinopla en poder de los turcos.

Al periodo que va entre el 476 y el 1453, en el que se hablaba un latín vulgar lo llamaron, despectivamente, Edad Media, un periodo sin brillo, oscuro y bárbaro.

Fue Juan Andrea dei Bussi, obispo de Aleria, uno de los primeros en referirse a ese largo periodo de casi mil años como “media tempestas”. Lo hace en una carta fechada en 1469, entendiendo por “media” como un espacio entre dos apoteosis: la clásica greco-latina y los tiempos que los humanistas italianos protagonizan. El humanista suizo Joaquín de Watt (Vadianus) utiliza la expresión mediae aetatis, en 1518, para referirse a los escritores de ese mismo periodo. El término medioevo (medii aevi) fue empleado por Melchor Goldast en 1604.

4. Edad Media no es solamente un término descriptivo para nombrar uno de los periodos en que la historiografía necesita dividir, más o menos convencionalmente, el pasado para su estudio, sino, sobre todo, un juicio ideológico nacido en el mismo seno de la historia europea para calificar una etapa de su pasado.

Siendo un juicio ideológico va cargado de valoraciones. Y si inicialmente las valoraciones peyorativas sobre ese periodo significan un menosprecio filológico, pronto se irán extendiendo al campo social, político y religioso en nombre de la razón, como ya ocurrió en la Ilustración. Medieval queda asociado a oscurantismo, barbarie, absolutismo, feudalismo, vasallaje, etc. etc.

El que en el siglo XIX, con el romanticismo, se invirtiera el signo valorativo y se exaltara el arte medieval, sus gestas, su irracionalidad creadora, su vitalidad para construir identidades nacionales, su caballerosidad y sus ideales éticos y religiosos, no por eso perdió su carácter ideológico. La teoría con fundamento medieval del Volksgeist (espíritu del pueblo) del alemán Herder más que ofrecer una crónica de ese periodo sirve para justificar los nacionalismos que emergen en Europa.

5. Aunque cualquier delimitación temporal de la llamada Edad Media sea discutible, se puede afirmar que el proceso de constitución de esa Europa Cristiana había llegado en el siglo XIII a una regulación en todos los órdenes de la vida extraordinario, la escolástica en lo intelectual, los gremios en el laboral, el gótico en la arquitectura o el predominio de los obispados en la estructuración de la Iglesia. En poco más de veinte años, la fe cristiana se ordenaba, auxiliada por la filosofía de Aristóteles, en un cuerpo doctrinal que satisfacía a la razón. El horizonte de verdad alcanzado por la intuición mística de los siglos precedentes se solidificaba en las fórmulas de un saber más racional. Era el muro que pretendía contener las herejías que abundaban en el siglo XII, como la de los albigenses, valdenses, pobres de Lyon, bergardos, petrobrusianos, humillados de Lombardía, etc. Esto junto con los esfuerzos por reunificar la Iglesia oriental y occidental.

La escolástica disciplinó la fe y le impidió perderse en un misticismo exorbitado. También devolvió la confianza en la obra del hombre y el poder de su razón. Pero también produjo una institualización de la fe que creó un divorcio entre el sentir espontáneo de la fe y las instituciones sociales creadas.

6. En el seno de una sociedad hierática y cada vez más racionalizada el humanismo encontró facilidad para afirmar todo lo que en él había de buen gusto y cultivo de la personalidad. Hasta es posible que el interés por los clásicos liberara de una ordenación clericalizada.

En el caso del humanismo italiano, más individualista, tomó una orientación estética y de engrandecimiento de la intimidad humana; nada expresa mejor la personalidad que el arte. La espontaneidad y grandeza de la naturaleza inspiran los deseos de libertad y la ambición que ve en el poder político el poder natural engrandecido (Maquiavelo). No sorprende que allí el humanismo floreciera más intensamente en torno a los personajes del clero.

Otra dirección tomó el humanismo en los países centro europeos, allí donde había crecido una activa sociedad civil de mercaderes y artesanos. El proceso humanístico se centró más en lo ideológico, en la comunidad, a la que se la quiere dotar del buen sentido, de la razón entendida como forma de las cosas de este mundo de la realidad. Se trata de equilibrio, de justa medida, de la razón que huye de los silogismos vacíos, de los argumentos de autoridad, de los dogmatismos. Se trata de lograr la claridad, la educación y la armonía. Es el humanismo de las obras de Erasmo, Rabelais o Montanigne. Se trataba de un movimiento social e intelectual, crítico y que intenta proyectarse políticamente manteniendo las esencias del cristianismo, según una conciencia ética del mismo.

7. El humanismo significó la apertura de un nuevo horizonte en el mundo europeo desde el que se formulaban nuevas preguntas, pero desde la experiencia cultural cristiana. El cristianismo permanece como una opción que se acepta o se rechaza, pero que en cualquier caso forma parte de ese horizonte de manera inevitable y como elemento que ha hecho posible hasta la propia crítica al cristianismo. Algo parecido a quienes critican la formación que han recibido, aunque sin ella no hubieran llegado a su actual forma de pensar ni hubieran estado en condiciones de ver los errores que en esa formación pueda haber habido.

Anuncios

3 comentarios en “EL HUMANISMO RENACENTISTA… OBSERVACIONES

  1. Muy buen post. La Edad Media es un periodo muy interesante, es como la fragua donde se ha forjado el pensamiento del hombre moderno. Feliz domingo.

  2. la edad media, debió de ser alucinante, a pesar de las atrocidades de esa época, pero la elegancia, la educación de sus gentes, el buen gusto, los edificios maravillosos construidos en aquellas épocas, para mí desde mi humilde conocimiento, una bella época donde se cuidaba el aspecto y belleza de todo lo que a la humanidad le rodeaba.
    Muy interesante todo lo que cuentas, da gusto leerlo.

    Utrella!!!

  3. Pienso que la Edad Media, en la que se fraguó buena parte de nuestra identidad cultural, es todavía insuficientemente conocida. En la medida que la he ido conociendo me ha ido despertando admiración y respeto. En general nuestra transmisión del pasado suele ser bastante deficiente, como puedo comprobar a la visión del pasado reciente que he vivido y la forma de transmitirlo culturalmente, que a veces no se parece en nada.

    Muchas gracias, Nofler y Jo, por vuestro comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s