MERCANCÍA…

A mi amigo Jo

1. La llamada revolución industrial es una de las consecuencias de la mentalidad gestada en el Renacimiento en el plano económico. Que fuera a mediados del siglo XIX cuando empezara a verse su alcance lo considero algo accidental.

2. Donde digo “mentalidad” no hay ningún inconveniente en llamarlo con la expresión hegeliana de “figura de conciencia” o “modo de producción” en terminología de Marx.

3. En esa mentalidad “el hombre” se siente vencedor de la naturaleza. La naturaleza está ahí para satisfacer sus necesidades. “El hombre” es, sobre todo, un elaborador de cosas las cuales produce con su actividad.

4. Ese hombre al que esa mentalidad se refiere no es este hombre o aquel, sino el hombre “universal”, un hombre cualesquiera, al igual que en física se habla de un móvil o una fuerza.

5. Ese hombre es un todo estructural, una “sociedad” dentro de la cual cada ser humano concreto es lo que es. Es la sociedad como realidad primaria la que determina la forma de ver las cosas incluso en la naturaleza: un bosque o una montaña no son lo mismo para una sociedad cazadora o de pastores que para una sociedad industrial.

6. En esa mentalidad en la que la actividad humana va perdiendo sus “caracteres secundarios o subjetivos” (como en la ciencia moderna ha ocurrido a partir de la revolución científica), los objetos de la actividad humana son “mercancías”.

7. Se entiende por mercancía cualquier objeto producido o simplemente puesto con vistas a su cambio por otros objetos. Tanto da que sea un coche, un vagón de almendras o un mineral. Aquello por lo que algo puede ser cambiado está solamente en función de las necesidades y deseos de quien posee dicha mercancía y de los demás.

8. El mercado es toda situación en la que se da el intercambio de las mercancías. No es ningún lugar físico. Cuando se habla de regular los mercados se está hablando de sujetar a normas los intercambios de mercancías.

9. Esta nueva manera de ver las cosas producidas por el hombre contrasta con el modo de producción gremial, en la que alguien elabora algo a petición de otro alguien para satisfacer alguna necesidad o deseo.

10. El que las cosas producidas sean ahora mercancías quiere decir que lo que cuenta en cada objeto producido es su aspecto cuantitativo. Ahora todas las cosas son equivalentes a efectos de cambio y, al margen de que sean cosas muy diferentes cualitativamente, podemos decir que una mesa equivale a 150 kilos de naranjas, por ejemplo.

11. La magnitud que expresan las mercancías se mide mediante el dinero, al igual que la magnitud tiempo mediante días o el espacio en metros.

12. El que un kilo de arroz pueda equivaler a 2 latas de refresco o 0,75 de un polo de chocolate no depende del trabajo concreto puesto por alguien en su producción, sino de la valoración general abstracta que de forma espontánea hace el mercado libre de ese trabajo. Si alguien echa muchas horas en producir algo que no interesa a nadie, el valor de cambio de ese algo será nulo.

13. Las mercancías caracterizan aquella sociedad en la que todo es cantidad de una misma magnitud, pura magnitud.

14. Esa mentalidad que ha permitido ver las cosas como mercancías ha permitido al mismo tiempo liberar fuerzas productivas de un modo extraordinario, mucho más que la máquina de vapor. La masificación y la mecanización de la producción son el motor de esa sociedad que llamamos capitalista.

Anuncios

5 comentarios en “MERCANCÍA…

  1. Creo que hay una injerencia del factor dinero en las vidas de las personas. Me parece sencillamente inadmisible que toda actividad humana tenga adjudicada un valor monetario. Somos esclavos de un sistema capitalista que nos esclaviza cada vez más, porque si no haces algo que no se traduce en dinero es como si no existieras, el sistema te ningunea entonces completamente.

  2. exactamente, el hombre se siente poderoso, por encima de la naturaleza y por encima de la vida, se cree un ser superior capaz de dominar todo y por eso a nadie la importan los recursos naturales y su exterminación, solo importa el poder, el dinero y la máxima producción, sin contemplaciones de ningún otro tipo.

    Un saludo, excelente artículo.

  3. Gracias, Jo por tu comentario. Creo, como tú, que hay muchas cosas gratuitas, más allá del dinero, cosas que suelen ser las más valiosas. Pero trato de caraterizar una mentalidad que se ha ido generalizando y que se manifiesta en muchos ámbitos, además del económico. Suele ocurrir que la crítica al sistema capitalista se hace desde la mentalidad que lo genera, con lo que los resultados son parecidos, cuando no peores. Creo que la oposición a esa mentalidad puede darse por encima o por debajo de ella, es decir, adoptando las derivaciones más vulgares de ella (racionalismo común, buscando satisfacciones que pague otro, etc.) o por encima, asumiendo un plus de espíritu que haga poco relevante el hecho de ser ninguneado por el sistema.

    Un saludo afectuoso.

  4. Gracias, Marcilla-truchis por tu comentario. Como bien dices el hombre “se cree” poderoso, dominador de la naturaleza. Se trata de un deseo cuya fórmula final es la tentación de “ser como Dios”. Pero a lo más que llega es a eso, “como”, una torpe imitación en la que, para empezar, solamente “algunos” hombres consiguen “algún” poder sobre otros. Ejemplo: puedo comunicarme con el telefonillo si, mediante el pago correspondiente, otros hombres que son los dueños y tienen los conocimientos adecuados me lo permiten, pues yo, y creo que bastantes, poco podemos por nosotros mismos en ese terreno.

    Un saludo afectuoso

  5. No me había dado cuenta hasta hoy que me habías dedicado el post. ¡Qué despistado soy! Gracias, Metanoia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s