‘Aires del Carmelo’, de Cor Nou

Tuve la fortuna de asistir, junto con mi esposa, a este magnífico recital de poemas que se hizo en el monasterio de Carmelitas de mi barrio. De una forma muy sencilla, pero de gran calidad, se logró el objetivo del recital: hacer de él un plegaria, al tiempo que nos facilitaba el acercamiento a la gran contemplativa que fue Santa Teresa de Jesús. Los diferentes poemas iban precedidos de una introducción, breve, pero esencial, con frases recogidas principalmente del libro de la Santa titulado Vida. Lo que aquí se ve es una pequeña muestra de lo que fue ese recital. Hay en los autores la intención de editarlo en un CD cuando puedan, pues no faltan dificultades para hacerlo, pero tampoco voluntad si con ello hacen un bien.

En la capilla, llena al completo había un gran recogimiento. Después, en otra sala, se pudo compartir lo vivido con los autores de este recital y otros asistentes al acto. Fue muy enriquecedor.

Felicito a Anna e Immanuel por traernos a través suya esos aires del Carmelo, que tanta falta nos hacen.

Y también me uno y mucho a esas monjas carmelitas que allí resisten y me facilitan poder rezar vísperas en ese lugar privilegiado de silencio y meditación, al que los tiempos castigan con cierta indiferencia. Pero Dios no dejará de asistirlas y para siempre quedará el mucho bien que han hecho a este barrio.

Teresa, de la rueca a la pluma


corAnna Ludevid e Immanuel Elgström residen en Cardedeu (Barcelona) y han ido dando cuerpo al proyecto Cor Nou a lo largo de los últimos años, desde el seno de su vida familiar, impulsados por su vida de fe en Jesús y su relación con él. Se dedican a los aspectos más diversos de la (“nueva”) evangelización, tanto en el ámbito diocesano, parroquial y de pequeños grupos.

Con motivo del V Centenario, están desarrollando un nuevo proyecto con el nombre de “AIRES DEL CARMELO”. Se trata de un conjunto de cantos en castellano extraídos de los textos originales de Santa Teresa y San Juan de la Cruz. Es un buen momento para dar a conocer la fuerza espiritual y mística de los poemas de amor a Dios compuestos por estos santos contemplativos. Aunque escribieron hace tanto tiempo, siguen siendo de una gran actualidad. En un tiempo de agitación como el nuestro, estamos sedientos por sentir la voz de Dios que…

Ver la entrada original 107 palabras más

Anuncios

BÚSCATE EN MÍ

 

BÚSCATE EN MÍ

Algunos dicen que Teresa de Jesús más que poeta, era una gran versificadora. Ella gustaba de esos romances populares en los que se vertía el pensamiento y el sentir de los españoles de entonces.

En ocasiones, una letrilla popular  encendía su espíritu por encontrar en ella expresada su experiencia de Dios. Así es el caso de la conocida poesía “Muero porque no muero”, una glosa a una coplilla popular que también inspiró a Juan de la Cruz.

Santa Teresa no solamente componía coplas, le gustaba que también le enviasen las que otras monjas componían. Ellas servían para animar los viajes y también los momentos de recreación del convento.

Cuando componía sus coplas pensaba también en la tonadilla en que debían ser cantadas e incluso en el baile adecuado para ellas. Se cantaban acompañadas de palmadas como música.

Encuentro la poesía que lleva por título “Búscate en mí” de gran alcance por el contenido y preciosa  y sencilla por la forma. Trato de imaginarla en los labios de Santa Teresa de Ávila, con los ojos vueltos a su interior y musicada por el sordo suspiro de su experiencia.


Alma, buscarte has en Mí,

Y a Mí buscarme has en ti.

De tal suerte pudo amor,

Alma, en Mí te retratar,

Que ningún sabio pintor

Supiera con tal primor

Tal imagen estampar.

Fuiste por amor criada

Hermosa, bella, y ansí

En mis entrañas pintada,

Si te pierdes, mi amada,

Alma, buscarte has en Mí.

Que Yo sé que te hallarás

En mi pecho retratada

Y tan al vivo sacada,

Que si te ves te holgarás

Viéndote tan bien pintada.

Y si acaso no supieres

Dónde me hallarás a Mí,

No andes de aquí para allí,

Sino, si hallarme quisieres

A Mí, buscarme has en ti.

Porque tú eres mi aposento,

Eres mi casa y morada,

Y ansí llamo en cualquier tiempo,

Si hallo en tu pensamiento

Estar la puerta cerrada.

Fuera de ti no hay buscarme,

Porque para llamarme a Mí,

Bastará sólo llamarme,

Que a ti iré sin tardarme

Y a Mí buscarme has en ti.