V CENTENARIO DE SANTA TERESA DE JESÚS (1)

042_TeresaAvila

Esta conocida letrilla es original de Santa Teresa. Se encontró en su breviario cuando ella murió. Su lectura atenta puede ser una buena introducción al espíritu de la santa. Hasta puede conectar con nuestras inquietudes actuales.

Nada te turbe,
nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda,
la paciencia
todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene
nada le falta.
¡ Sólo Dios basta !

La glosa siguiente, conservada en un códice de las descalzas de Segovia, es de procedencia dudosa. Según el P. Vega, no es de Santa Teresa, que nunca usó de esta clase de glosas.

Eleva tu pensamiento,
al cielo sube,
por nada te acongojes,
nada te turbe.

A Jesucristo sigue
con pecho grande,
y, venga lo que venga,
nada te espante.

¿Ves la gloria del mundo?
Es gloria vana;
nada tiene de estable,
todo se pasa.

Aspira a lo celeste,
que siempre dura;
fiel y rico en promesas,
Dios no se muda

Ámala cual merece
bondad inmensa;
pero no hay amor fino
sin la paciencia

Confianza y fe viva
mantenga el alma,
que quien cree y espera
todo lo alcanza.

Del infierno acosado
aunque se viere,
burlará sus furores
quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos,
cruces, desgracias;
siendo Dios tu tesoro
nada te falta.

Id, pues, bienes del mundo;
id dichas vanas;
aunque todo lo pierda,
sólo Dios basta.

Anuncios